La Helicicultura: Qué es y Cómo Me Puedo Beneficiar de Ella

La helicicultura es el nombre que recibe la cría de caracoles en cautiverio. Cabe destacar que se trata de la cría de caracoles comestibles, que tienen como fin generar beneficios económicos a través de la comercialización de su carne, su baba, sus huevos o sus caparazones.

El nombre de esta actividad proviene de dos términos latinos: Helicidae, que hace referencia a la familia de caracoles comestibles más reconocida, y cultivare, que quiere decir “cultivar” o “criar”.

Hoy en día, la helicicultura ha ganado tal importancia que se toma como parte de la zootecnia. De hecho, muchos países la consideran ya una rama agrícola equiparable a la cría de ganado.

Sin embargo, otros estados han prohibido la práctica de dicha actividad porque se considera que el caracol es una especie invasora, que puede resultar dañina para otras formas de vida animal y vegetal si no se toman las medidas preventivas adecuadas.

Entre los países en los que la helicicultura constituye una actividad económica de importancia, destacan: Francia, Italia, Turquía y Marruecos. De estos, Francia es el principal consumidor de caracoles, con una demanda de más de 50,000 toneladas anuales.

No obstante, la producción interna de esta nación no da abasto para suplir la demanda, por lo que es necesario recurrir a la importación. De este modo, el caracol se ha transformado en un producto de interés para el sistema de comercio internacional, lo que hace que la helicicultura gane más terreno en el mundo económico.

En este artículo, responderemos a las preguntas más frecuentes asociadas a la helicicultura, de modo que sepas lo necesario antes de comenzar tu negocio.

¿La Demanda de Caracoles Justifica la Práctica de la Helicicultura?

Al escuchar “cría de caracoles”, una de las primeras dudas que surge en nuestra mente es si el consumo de caracoles es tan alto como para justificar la cría a gran escala de este animal. La respuesta es sí.

Se estima que la media mundial de consumo de caracoles terrestres supera las 300.000 toneladas al año. ¡Sólo en Francia, se consume una media de 50.000 toneladas anuales!

Sumado a esto, se espera que en los próximos años el consumo de caracoles incremente de forma vertiginosa. Esto se debe gracias a la popularidad que ha adquirido el caracol en el mundo de la gastronomía, de la industria farmacéutica y de los cosméticos.

¿Qué Necesito Para Comenzar la Práctica de la Helicicultura?

En principio, necesitas un espacio ideal y caracoles. Puedes comenzar con una cría en pequeñas proporciones y de allí aumentar progresivamente una vez que comiences a observar los beneficios económicos de esta actividad.

En términos generales, la helicicultura se realiza en instalaciones denominadas granjas de caracoles. Se trata de recintos en los que se controlan las condiciones en los que viven estos animales.

Las granjas de caracoles deben seguir ciertas normas sanitarias ya que los productos generados serán para el consumo humano, ya sea alimenticio (en el caso de las carnes) o cosmético (en el caso de las babas).

¿Todas las Granjas Son Iguales?

No. La forma y disposición de la granja dependerá del sistema de producción que se adopte. En la helicicultura, se puede hablar de dos sistemas de producción: abierto (también llamado extensivo) y cerrado (también llamado intensivo).

El sistema abierto se practica en espacios amplios, con vegetación abundante, puesto que lo que se busca es recrear las condiciones naturales en las que viviría un caracol. Por su parte, el sistema cerrado se desarrolla en recintos internos. En estos, los caracoles se disponen en mesas de cría, semejantes a incubadoras de recién nacidos.

campo-de-caracoles

En los últimos años, ha adquirido importancia una modalidad de cría que, por su popularidad, también podría considerarse un sistema de producción. Se trata de una modalidad mixta porque toma elementos de los dos sistemas anteriores.

En el sistema mixto, la primera etapa de vida del caracol se desarrolla de forma intensiva, dentro de mesas de cría. Cuando el caracol ha crecido, se pasa al sistema extensivo; es decir, se libera en espacios abiertos para favorecer el proceso de engorde del animal.

¿Cuál es el Mejor Sistema de Cría Para Mí?

Cada sistema tiene sus ventajas y desventajas. Todo depende de lo que desees lograr y de la inversión inicial que planees hacer.

Por una parte, el sistema extensivo les da mayor libertad a los caracoles, lo que resulta conveniente para que se multipliquen. Por otra parte, este no permite controlar completamente la humedad y la temperatura, que son elementos que determinan la producción de caracoles.

En cuando al sistema intensivo, este da control total sobre las condiciones del ambiente. Sin embargo, requiere de mayor capital inicial que el sistema extensivo.

¿La Helicicultura es la Cría de Cualquier Caracol?

No. Hay muchas especies de caracoles que son venenosas. Por tu seguridad y la de los futuros consumidores lo mejor es practicar la cría de caracoles de la familia Helicidae.

Esta familia reúne a la mayoría de los caracoles terrestres comestibles que se pueden encontrar en el mundo. Además, contiene las especies más comercializadas a nivel mundial: Helix aspersa y Helix pomatia.

¿Porqué Debería Practicar la Helicicultura y no Otra Actividad Agrícola? ¿Qué Beneficios me Aporta?

Existen diversos motivos por los que la helicicultura representa una actividad atrayente. Entre estos, destacan los siguientes:

1. La demanda de caracoles es bastante alta y el número de granjas productoras continúa siendo reducido. Por este motivo, la venta de tu producción está asegurada.

2. Los caracoles, a diferencia de otros animales, no requieren tantos gastos en alimentación e higiene. De este modo, ahorras en mantenimiento y percibes mayores ingresos.

3. Por tratarse de animales pequeños, no necesitas grandes espacios para crear una granja de caracoles.

4. El índice de mortalidad de los caracoles es bastante bajo. En la mayoría de los casos, las pérdidas totales no superan el 30%. Por este motivo, la helicicultura representa un negocio rentable.

5. No sólo puedes comercializar tus caracoles. También puedes reservar algunos para el consumo interno, con lo que te estarás asegurando carne de calidad.

Beneficios de los Caracoles

Ahora bien, los beneficios derivados directamente de los caracoles merecen un apartado especial, y pueden ser clasificados en económicos y nutricionales.

granja-caracoles-aire-libre

Beneficios Económicos

Básicamente, todos los productos derivados de caracoles pueden ser comercializados. A continuación, enumeramos algunos de los beneficios económicos de la helicicultura.

  1. Para comenzar, la carne de estos animales es muy popular en la gastronomía. De hecho, hoy en día el caracol es un ingrediente gourmet.
  2. Si se quiere aumentar los ingresos, entonces se puede vender la carne en otras modalidades que le den valor agregado al caracol. Por ejemplo, comercializar la carne precocida, en paté, o conservada al vacío, hará que incrementen tus ganancias.
  3. Los huevos de caracol también generan beneficios económicos, ya que se pueden vender como caviar “blanco” de caracol, que es un platillo preciado.
  4. La baba de caracol es uno de los ingredientes de muchos tratamientos de reparación de la piel. Por lo tanto, estos animales no sólo te permitirán entrar en el campo de la industria alimenticia, sino también en el de la industria farmacéutica.
  5. Puedes vender los caparazones de los caracoles como elementos artísticos u ornamentales.

Beneficios Nutricionales

La carne de caracol es muy nutritiva, de allí que sea utilizado como ingrediente de diversos platillos. A continuación, resumimos el valor nutricional que aportan los caracoles.

1. 100 gr de carne de caracol aportan entre un 10 y un 15% de proteínas.

2. Tienen bajo contenido graso (entre 0,5 y 5%), por lo que resulta una carne magra y saludable.

3. Un 2% de la carne de caracol está formada por sales minerales.

4. En 100 gr de caracol, hay entre 60 y 80 kilocalorías. Por su bajo contenido calórico, es ideal para las dietas.

Conclusión

En la actualidad, el caracol es un elemento exótico y atractivo, el sistema de compra-venta de estos animales no ha hecho sino crecer en los últimos años. Por este motivo, la helicicultura o la cría de caracoles en cautiverio representa hoy más que nunca una alternativa interesante para obtener ingresos.

La helicicultura es una actividad lucrativa porque genera una gran cantidad de productos comercializables. No sólo se trata de la carne de caracol, sino también de su baba, de sus caparazones y de sus huevos.

Por la popularidad del caracol como ingrediente en la gastronomía, son muy altas las probabilidades de que seas capaz de vender toda tu producción.

Por otra parte, si no logras comercializarlos en su totalidad, puedes destinarlos para el consumo interno, lo que no representará una pérdida ya que tendrás carne de alto contenido proteico.

Además, resulta más rentable que otras actividades agrícolas (como la ganadería y la agricultura), porque los caracoles son animales pequeños que no requieren tanto espacio para su desarrollo y tampoco necesitan tanto alimento.

Como puedes ver, son muchos los beneficios que te puede proporcionar esta actividad. Así que no lo dudes y comienza ya a practicar la helicicultura.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments

Leave a Reply: