1

Cómo Comenzar tu Propia Granja de Caracoles en Casa

Las granjas de caracoles se han convertido en un lucrativo negocio. Sin embargo, es necesario contar con las herramientas adecuadas y la información completa para así no caer en errores costosos. En este artículo te enseñamos cómo comenzar a crear la tuya, materiales necesarios, etc.

¿Has visto noticias sobre el auge de las granjas de caracoles y te preguntas qué pueden ser? Pues, en este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre estas granjas y te daremos información necesaria para que seas capaz de crear una en tu propia casa.

Una granja de caracoles es un establecimiento que se basa en la cría en cautiverio de especies comerciales de dichos animales. En otras palabras, estas granjas permiten el cultivo de caracoles que pueden estar destinados al consumo principalmente alimenticio. Sin embargo, en las últimas décadas, la cría de caracoles ha adquirido importancia en áreas como la medicina.

La mayoría de estas granjas trabajan con especies de la familia Helicidae, que comprende gran parte de los caracoles terrestres comunes y comestibles.

Estas especies son beneficiosas porque pueden ser aprovechadas en la gastronomía. Existen cientos de platos que tienen caracoles como ingrediente principal. Tal es el caso del famoso escargot de Bourgogne típico de Francia.

Por otra parte, la baba de caracol es un producto aclamado por la industria farmacéutica ya que tiene propiedades cicatrizantes que permiten tratar quemaduras, acné, estrías, entre otras afecciones de la piel.

¿Cuáles son los caracoles más aptos para una granja casera?

Si lo que deseas es construir tu propia granja de caracoles y y beneficiarte de la helicicultura, te estás preguntando cuáles animales incluir, entonces este apartado te resultará muy interesante.

Existen cientos de especies de caracoles. No obstante, no todos son comestibles ya que muchos de ellos son venenosos. Es por esto que no puedes aceptar a cualquier caracol en tu granja.

Las granjas más importantes del mundo trabajan con caracoles de la especie Helicidae, también llamados helícidos. Estos componen la mayoría de los caracoles terrestres y comestibles que se pueden encontrar en el planeta.

De todas las especies de helícidos, te recomendamos incluir en tu granja las siguientes: Helix aspersa, Otala punctata, Theba pisana y Helix pomatia. A continuación, te presentamos las principales características de cada especie.

Helix Aspersa

La especie Helix Aspersa, también llamada caracol común, caracol de jardín o caracol burgajo, es la especie más popular en las granjas de cría de caracoles. Este animal es originario de Europa. Sin embargo, por diversos motivos, se ha esparcido por todo el globo terráqueo, tanto que se puede encontrar en todos los continentes a excepción de la Antártica.

caracol-helix-aspersa

Se encuentra en zonas húmedas, en las que la incidencia de la luz es muy baja o nula.

Si bien es considerado una peste porque ataca los cultivos agrícolas, la Helix aspersa es de gran valor comercial puesto que tiene importancia en la industria alimenticia. En Francia, en Grecia y en Cataluña, este animal es empleado en la gastronomía.

Otala Punctata

La especie Otala punctata también es llamada caracol italiano. Es común de la zona mediterránea, sobre todo de España, de Italia y del sur de Francia. Cabe destacar que fue importada a los Estados Unidos y de allí se distribuyó hacia el resto del continente americano, siendo común en los países del sur (principalmente Argentina, Uruguay y Chile).

Es común encontrar estas especies en cultivos de secano, tales como el trigo, la cebada, la avena, el maní, el olivo y la vid. Es de importancia en la gastronomía. Por ejemplo, en Cataluña, se preparan caracoles italianos rellenos con pasta de ajo.

Theba Pisana

La Theba pisana es una especie de caracol común del continente europeo. Sin embargo, ha sido distribuida hacia otras zonas del mundo por motivos comerciales. Es de importancia en la gastronomía de España, donde se come como aperitivo en los bares y restaurantes.

Helix Pomatia

La especie Helix pomatia, también conocida como el caracol romano, caracol de viña y caracol de borgoña, es la segunda especie más popular para criar en una granja. Tienen un caparazón color crema con vetas marrón claro. Alcanzan la madurez entre los dos y los cinco años de vida, y pueden durar hasta 20 años.

Se encuentran principalmente en Europa y es el ingrediente principal del plato francés conocido como escargot de Borgogne. De hecho, la especie recibe el nombre de “caracol de borgoña” porque era común en la región de Francia que tenía el mismo nombre.

Pero... ¿Qué comen los caracoles?

Ahora trataremos un punto de vital importancia para tu granja y ese es la alimentación de los caracoles. ¿Alguna vez has visto un caracol comer? Pues, sí lo hacen y sus alimentos favoritos son aquellos ricos en carbohidratos.

Para alimentar a los caracoles de tu granja, puedes emplear distintos productos, como el brócoli, la lechuga, el repollo, las coles de bruselas, las zanahorias, las frutas y algunos cereales (como el trigo y la cebada).

Sin embargo, los caracoles no son capaces de asimilar estos alimentos como lo haría cualquier otro animal. Por ello, es necesario que los licúes en un procesador o en una licuadora con un poco de agua. Así obtendrás una pasta con la que podrás dar de comer a tus caracoles.

caracol-moviendose-granja

Sistema de Cría

Una vez que hayas decidido cuáles animales criarás en tu granja de caracoles, deberás adoptar un sistema de cría que se adapte a tus necesidades. Existen diversos, pero los más comunes son el sistema de cría abierto y el sistema de cría cerrado.

Sistema de cría abierto

El sistema de cría abierto se hace en una zona que reproduce el hábitat natural de los caracoles. Se practica en un terreno cuya extensión dependerá del número de caracoles que se pretenda criar. Lo que se recomienda es tener unos 100 caracoles por cada metro cuadrado.

Si vas a seguir este modelo, entonces debes cercar el terreno con malla antifuga. En el mercado, podrás encontrar diversas mallas disponibles. Te recomendamos comprar una de 1 metro de altura con al menos un volante que impida el ascenso de los caracoles.

Otros elementos que deberías adquirir son un techo que proteja a los caracoles de la luz y vegetación que sirva de sustento para tus animales.

Sistema de cría cerrado

El sistema cerrado se hace en interiores. En este caso, la granja se divide en sectores semejantes a un laberinto. Si escoges este sistema, debes ser cuidadoso controlando el nivel de humedad y de luz, porque tus caracoles pueden ser susceptibles a estos cambios. También deberás proporcionarles alimento a los caracoles continuamente.

Y ahora que sabes cuál sistema quieres utilizar, ¿Cuál es el siguiente paso?

Cuando ya has decidido qué sistema emplear en tu granja debes atender los problemas técnicos relacionados a la misma, tales como: la preparación del terreno, el cercado, el sistema de humectación, el techado, los cultivos, la iluminación, entre otras estructuras necesarias para el funcionamiento adecuado del establecimiento.

A continuación, profundizaremos en cada uno de estos aspectos de modo que seas capaz de comenzar una granja desde cero.

Selección del Terreno

El paso primordial es la selección y la preparación del terreno o del espacio físico en el que se criarán los caracoles. Los aspectos que se deben tomar en cuenta para la selección del terreno son las siguientes:

1

Cuida el Desnivel

Que no esté desnivelado. Si queremos que nuestra construcción sea mucho más fácil y segura, un terreno parejo es la mejor elección. Además, permitirá la mejor distribución de los contenedores para agua y comida.

2

Terreno Extenso

Que tenga una extensión considerable y adecuada para nuestras aspiraciones. Recuerda que la regla de oro es no tener más de 100 caracoles por metro cuadrado.

3

Cuida la Cercarlo Bien

Que sea fácil de cercar. Es necesario poder proteger nuestras crías de los posibles depredadores. De lo contrario, tendríamos más pérdidas que ganancias

4

Tierra Fértil

Que tenga tierra fértil puesto que será más fácil trabajar con esta y los caracoles estarán en mejores condiciones.

5

Cuida el Presupuesto

La inversión para la cría de estos animales es considerable, por lo que debes cuidar el presupuesto, pero al mismo tiempo abastecer de todo lo necesario para una cría adecuada.

Distribución del Terreno

Posterior a la selección del terreno, se debe determinar cómo se distribuirá este. Para ello, se divide el espacio físico en sectores o parcelas comúnmente denominadas granjas de engorde.

Es recomendable tener por lo menos dos granjas de engorde. Esto se debe a que es bueno rotar los caracoles de terreno cada cierto tiempo puesto que el cambio de condiciones es beneficioso para el crecimiento de estos animales.

Las granjas cuadradas o rectangulares tienen la desventaja de ofrecer rincones en los que los caracoles se pueden apiñar, dificultando la movilidad de otros animales.

De ahí que se prefiera hacer recintos que no ofrezcan esquinas de 90°. Una forma de aprovechar el terreno es dividir el espacio en cuadrados y luego redondear los ángulos internos aplicando mallas.

Cercado

El siguiente paso es el cercado de los parques de engorde, para proteger a nuestros caracoles. Para este paso se recomienda el empleo de malla antifuga para caracoles. Esta es una malla fina de metal o plástico resistente.

Para instalar la malla, es necesario cavar una trinchera de al menos 30 cm de profundidad. Posteriormente, se colocan postes que servirán de soporte para nuestro cercado.

Es necesario que la tela de malla se fije debajo de la superficie terrestre, porque así se puede evitar el paso de roedores que hacen túneles y madrigueras en la tierra.

Como ya se mencionó, una de las mejores mallas que se pueden emplear en estas granjas son las que tienen volantes, que son estructuras salientes que evitan que los caracoles suben hasta la cima de la malla.

granja-caracoles-en-tabla

Techado

La mayoría de los caracoles son sensibles a la luz y la incidencia directa de los rayos solares podría hacerles daños. Es por esto que se requiere el empleo de un techo que los proteja.

En la mayoría de los casos, se recomienda el empleo de láminas de zinc, resultan económicas, fáciles de instalar y efectivas al momento de proteger a nuestros animales.

Cabe destacar que si en el parque de cría se planea incluir vegetación, entonces no se debe cubrir por completo con el techo, puesto que las plantas necesitarán luz solar para crecer.

Sistema de Humectación

Cerca del 80% del cuerpo de los caracoles es agua. Por este motivo, se entenderá que es necesario suministrar suficiente agua para que estos animales puedan crecer saludables.

El sistema que se emplea para proporcionar agua se denomina nebulizador. Este se asemeja en su funcionamiento a un aspersor de agua común empleado en los jardines. Sin embargo, los nebulizadores expulsan menos agua que los aspersores y lo hacen en forma más fina (como si se tratase del rocío o de la niebla).

El sistema nebulizador comprende una serie de instalaciones complejas y de vital importancia para el desempeño de la granja, que incluye una red de cañerías, sistemas de agua blanca y sistemas de bombeo. Es por esto que te recomendamos acudir a un profesional que te pueda apoyar en esta tarea.

No te preocupes por el costo. Piensa que después de todo, si la instalación queda bien hecha, entonces no la tendrás que hacer de nuevo y te habrás ahorrado esfuerzo y dinero.

Cultivos

Cuando ya se han instalado los sistemas nebulizadores, se puede proceder a sembrar ciertos cultivos que harán de la nuestra una granja sustentable.

Los vegetales no sólo servirán de alimento para tus animales, sino que también les darán un ecosistema muy semejante a su hábitat natural. Puede que te parezca tonto, pero si tus caracoles se sienten como si estuvieran “en casa” su condición física será mucho mejor.

Para comenzar con la siembra, debes comprobar el pH y la fertilidad del suelo. En el mercado puedes conseguir kits de prueba de fertilidad del suelo que evalúan los niveles de nitrógeno, fósforo y potasio del sustrato. Asimismo, puedes conseguir kits de análisis de acidez y basicidad.

En caso de que tu terreno no sea apto para la siembra, no es recomendable que intentes nivelar los valores químicos empleando sustancias artificiales, porque estas podrían afectar a tus caracoles. La mejor opción es emplear abono natural o importar tierra negra, la cual es rica en materia vegetal y restos orgánicos (ideales para el crecimiento de las plantas).

Cuando tu terreno esté listo, procede a sembrar las plantas. Es bueno incluir trébol entre los vegetales plantados, ya que sirve de alojo para los caracoles.

Otras plantas que se pueden sembrar son vegetales crucíferos, como la coliflor, el repollo, las coles de bruselas, la col rizada, el brócoli y el rábano. Estos son unos de los alimentos preferidos por los caracoles.

¡Haz que los caracoles se sientan cómodos!

¿Has visto cómo actúan los caracoles en la naturaleza? Siempre se están escondiendo en recovecos, apiñándose uno sobre el otro sin que eso les ocasione molestias. Más bien, les gusta hacerlo y es parte normal de su comportamiento. Por eso, debes ofrecerle un espacio en el que puedan reproducir dicha forma de actuar.

La mejor opción es añadir “refugios” en tu granja. Los hay de plástico, de madera y de metal recubierto.

Sin embargo, tú mismo puedes hacer los refugios de tu granja con material reciclable, básicamente hasta con trozos de madera que estén a tu disposición puedes hacer un refugio eficiente y económico.

Debes colocar suficientes refugios a los lados de las granjas de engorde, así los caracoles tendrán espacio de sobra para protegerse.

Designa un espacio para la comida y el agua

Establece espacios en los que puedas dar de comer a los caracoles. Tener contenedores para la comida hace que tu granja esté más limpia, ya que así no tendrás restos de alimentos desperdigados por todos los pasillos.

No obstante, debes asegurarte de tener muchos comederos para evitar que todos los caracoles se concentren en un solo punto. Así no habrá aglomeraciones y los caracoles estarán dispersos disponiendo de espacio suficiente para desplazarse con comodidad.

Con respecto a la ingesta de agua, hay que aclarar que los caracoles no “toman” agua como los demás animales. Más bien la absorben a través de la parte inferior de su cuerpo. Si el suelo está lo suficientemente humectado, entonces no hay necesidad de poner un bebedero.

Claro, nunca está de más que designes un espacio al que los caracoles puedan acudir si están deshidratados. En ese caso, asegúrate de que el depósito no sea muy profundo. Entre los 3 y 5 mm de agua serán suficientes para los caracoles.

Ten cuidado de que el nivel del agua no supere estas profundidades. De hecho, a niveles mayores de agua estos animales corren el riesgo de ahogarse.

No te preocupes si los contenedores de agua se vacían. Los caracoles pueden buscar su propia agua en el rocío de las plantas y consumiendo algunos vegetales.

preparando-caracoles-comida

Detalles Adicionales

Si se trata de un recinto cerrado, además del sistema de humectación, se debe disponer de un sistema eléctrico. Esto se tiene con el objeto de que genere luz y calor artificial en la medida necesaria para sustentar el desarrollo de los caracoles.

En estos casos, se recomienda el empleo de tubos de luces fluorescentes, porque tienden a despedir menos calor que los bombillos convencionales.

También se debe incluir un sistema de calefacción, que permita controlar la temperatura del ambiente. Junto a este, debe haber un sistema de ventilación que extraiga el aire del recinto y lo reemplace por una corriente nueva, no viciada.

Por último, el establecimiento debe estar asegurado con un sistema de corte de corriente, que detenga las funciones eléctricas en caso de que los niveles de humedad en el ambiente excedan el límite establecido.

¿Qué otros cuidados requieren los caracoles?

Si planeas vender la baba de tus caracoles, entonces debes verificar continuamente cómo están las conchas del caracol. La concha da señales del estado de alimentación del animal. Si el animal no se alimenta bien, entonces su baba no será beneficiosa.

Los siete días previos a la extracción de la baba debes evitar que el caracol se alimente. Sin embargo, debes asegurarte de que beba suficiente agua. Luego de la extracción de la baba, rehidrata al caracol y proporciónale más comida de la habitual.

Beneficios de los Caracoles

Son muchos los beneficios que pueden aportar los caracoles de tu granja. Puedes clasificar tus animales en grupos. Por ejemplo, los de consumo alimenticio y los de comercialización de baba.

La carne de caracol es muy preciada en la preparación de diversos platillos: caracoles en salsa, arroz con caracoles, sopa de caracoles, entre otros. Por esto, no te faltarán clientes que deseen adquirir este producto.

Los caracoles tienen alto contenido proteico y bajo contenido graso. Por este motivo, constituyen un alimento ideal para todas las personas. De hecho, el 15% del cuerpo de estos animales es proteína pura. Sólo un 5% contiene moléculas grasas, mientras que el resto es agua.

En cuanto a la baba, es sabido que esta sustancia aporta beneficios para la piel. Se emplea en el tratamiento de estrías, quemaduras, marcas de acné, cicatrices y arrugas.

Conclusión

No es muy difícil comenzar una granja en casa. Sólo necesitas el espacio necesario para albergar estos pequeños animales y decidir si los criarás a campo abierto o en un recinto cerrado.

Escoge las especies que estén disponibles en tu país y que sean apreciadas económicamente para que te proporcionen beneficios en un futuro.

Recuerda que no debes tener más de 100 caracoles por metro cuadrado. Exceder esta cantidad podría hacer que tus caracoles se sintiesen sofocados y comenzaran a pelear por el espacio.

Debes tener en cuenta ciertas medidas de seguridad. Es importante que tengas en mente el uso de malla antifuga en caso de que planees construir tu granja en un espacio abierto. De lo contrario, podrías despertarte una mañana y descubrir que todos tus caracoles han escapado.

Cuida la alimentación de tus animales pues de ello dependerá qué tan productiva será tu granja. Proporciónales alimentos ricos en carbohidratos (como las coles, las zanahorias y las frutas) y lávalos bien para eliminar posibles restos de pesticidas que pueda haber en los vegetales.

Asegúrate de que tus caracoles se estén hidratando bien, porque ello influye en la calidad de carne y de baba que producen. Mientras más agua consuman, más magra será la carne y más abundante será la baba. ¡Anímate y comienza ya tu granja!

Click Here to Leave a Comment Below 1 comments
Roderick R. Campos R. - 12 octubre, 2019

Buenos días: estoy investigando sobre la crea de caracoles, me interesa poner una granja, yo vivo en Panamá me gustaría saber donde puedo pedir todo este material para la construcción de dicha granja y los caracoles como los puedo conseguir, en espera que me pueda ayudar en esto.

saludos

Roderick Campos

Reply

Leave a Reply: